Con el patrocinio de SANOFI

VISOR COMUNICACIONES

Visor de comunicaciones patrocinado por:

Buscar por:


INFECCIÓN DE IMPLANTES OSTEOARTICULARES POR ENTEROBACTERIAS MULTIRRESISTENTES. EXPERIENCIA EN UN HOSPITAL UNIVERSITARIO.

Autores:

ÁLVARO AUÑÓN RUBIO, BERNARDETTE PFANG , RAUL PARRON CAMBERO, ANTONIO BLANCO GARCÍA, JOAQUÍN GARCÍA CAÑETE, JAIME ESTEBAN MORENO

Categoría:

Infección

Introduccion:

Las infecciones protésicas(IP) están causadas mayoritariamente por microorganismos grampositivos. Sin embargo, recientemente están aumentando las producidas por gramnegativos, especialmente Enterobacteriaceae multirresistentes

Objetivos:

Revisar las IP causadas por gramnegativos multirresistentes en nuestro centro.

Material y metodología:

Revisamos los casos de IP por Enterobacteriaceae multirresistentes diagnosticados en nuestro centro ( 2011-2017) con un seguimiento mínimo de 6 meses.

Resultados:

Se diagnosticaron 18 casos. La media de edad fue 76.1 años (rango 29-89). Los factores de riesgo más prevalentes fueron antibioterapia previa (10), institucionalización (9), demencia (7), insuficiencia renal crónica (7), diabetes mellitus (5). 10 pacientes presentaron una IP previa. 16 infecciones de prótesis fueron en cadera y 2 en rodilla; 10 eran infecciones agudas, 7 crónicas y 1 de espaciador. Las especies aisladas fueron E. coli BLEE (9), K. pneumoniae BLEE (7), P. mirabilis BLEE (1) y K. pneumoniae OXA-48 (3). En todos los casos, se instauró una terapia antibiótica combinada, mayoritariamente un aminoglucósido + un carbapenem. 9 pacientes fueron manejados inicialmente con DAIR, de los que 6 fracasaron inicialmente por persistencia, 1 exitus por sepsis y 1 reinfección. De los 8 supervivientes, 2 pacientes fallecieron antes de 6 meses y 4 precisaron nuevas cirugías (2 artroplastias de resección, 1 recambio en dos tiempos y 1 DAIR). Todos los pacientes supervivientes, con un seguimiento medio de 25.7 meses (rango 1-55) presentaron buena evolución. 4 pacientes fueron tratados de inicio con un recambio en dos tiempos. 3 tuvieron mala evolución: 1 exitus por otras causas, 2 fracasos por persistencia (1 fue amputado y 1 sometido a artroplastia de resección). Tras 26.3 meses de seguimiento (9-40) los supervivientes presentaban una buena evolución. 5 pacientes fueron sometidos a una artroplastia de resección. Uno de ellos fue exitus en el postoperatorio inmediato por sepsis; los otros 4 pacientes, con una media de seguimiento de 13 meses (rango 3-21) presentaron buena evolución

Conclusiones:

El tratamiento inicial con retención protésica presenta una tasa de fracaso del 77.7%. La mortalidad global fue del 16.6%, 11.1 % directamente atribuida a la infección. El tratamiento mediante terapia antibiótica combinada y una cirugía agresiva con retirada del material permitieron una evolución satisfactoria de una mayoría de pacientes (77,8%).