Con el patrocinio de SANOFI

VISOR COMUNICACIONES

Visor de comunicaciones patrocinado por:

Buscar por:


¿Es el momento de dejar las prótesis de Austin Moore?

Autores:

YERAY MALDONADO SOTOCA, MATILDE MOLINA CORBACHO, VANESSA ROS MUNNE, ALEJANDRO CARBALLO GARCIA, ALBERT SOLER CANO, ANNA ALAVEDRA MASSANA

Categoría:

Trauma

Introduccion:

La fractura de cadera es uno de los principales problemas de salud en los pacientes ancianos, aumentando la morbi-mortalidad, la dependencia funcional y el riesgo de institucionalización.

Objetivos:

Nuestro objetivo es comparar los resultados de las dos clases de hemiartroplastias de cadera empleadas en nuestro centro en el tratamiento de fracturas: la prótesis de Austin Moore y la hemiartroplastia monopolar cementada.

Material y metodología:

Se trata de un estudio de cohortes retrospectivas, en el que hemos incluido a todos los pacientes intervenidos en nuestro centro de hemiartroplastia de cadera por fractura durante los años 2015 y 2016.

Resultados:

Hemos analizado un total de 255 pacientes, de los cuales 141 son Austin Moore y 114 monopolar cementada. En el 90% de los casos se utilizó la vía antero – lateral de Hardinge. En la elección del implante se tuvo en cuenta la edad del paciente y su estado cognitivo. En el grupo Austin Moore, la fractura intraoperatoria apareció en un 4’7% de los casos, el 2’8% presentó luxación y el 5’2 % presentó infección del implante (valores no estadísticamente significativos). Del 19% de las prótesis que resultaron dolorosas, el 62% eran de Austin Moore. Del total de Austin Moore implantadas, solo un 60% volvió a deambular, en contraste con el 85% del grupo monopolar cementada. En cuanto a la mortalidad, que es del 27% del total al año, ocurre en los primeros 3 meses en el 13% de los casos; y del total de mortalidad en los primeros 3 meses, el 65 % corresponde a los pacientes del grupo Austin Moore.

Conclusiones:

Los pacientes portadores de hemiartroplastia de Austin Moore padecen más complicaciones, una peor funcionalidad post-intervención y una mayor mortalidad, más marcada en los primeros 3 meses tras la intervención (sin existir significación estadística). Son factores de riesgo independientes para no volver a deambular, con significación estadística, las siguientes variables: ser hombre, presentar demencia y ser portador de una prótesis de Austin Moore. Por ello, la prótesis de Austin Moore debería tener una indicación muy limitada a pacientes mayores de 85 años con deterioro cognitivo y limitada funcionalidad.