Con el patrocinio de SANOFI

VISOR COMUNICACIONES

Visor de comunicaciones patrocinado por:

Buscar por:


Nuestra experiencia en el tratamiento del pie zambo idiopatico mediante el método de Ponseti

Autores:

BEATRIZ REDONDO TRASOBARES, JORGE RAFAEL CALVO TAPIES, BELEN SERAL GARCIA, SARA GROS ASPIROZ, JORGE ALBAREDA ALBAREDA, ANTONIO TORRES CAMPOS

Categoría:

Infantil

Introduccion:

El método de Ponseti se ha instaurado como el tratamiento de elección para los bebes nacidos con pie zambo idiopático y consiste en la colocación de yesos seriados semanales hasta la corrección de la deformidad. En la literatura existen multitud de trabajos evaluando este tipo de tratamiento.

Objetivos:

El objetivo de nuestro trabajo es presentar nuestra experiencia de 25 años con el método descrito por Ponseti.

Material y metodología:

Se trata de un estudio retrospectivo de 48 pies recogidos y tratados desde 1993 hasta 2017. Se trata de 31 niños de los cuales 8 son niñas y 23 niños. Un 55% son bilaterales. Según la clasificación de Dimeglio, el tipo III fue el más frecuente (45,8 %). Además se han recogido datos según la clasificación de Pinari, el numero de yesos totales, seguimiento, si hubo recidivas y como se trataron. Hemos realizado medidas radiológicas para ver la correlación estadística con el resultado.

Resultados:

El seguimiento medio fue de 8,85 años. En 9 casos se realizo una tenotomía del Aquiles. En 10 pies (20,8%) se diagnostico recidiva, siendo lo más frecuente un aducto del antepié (50%). En un 60% se realizó una liberación posteromedial y plantar, y en un 10% una transposición del tibial anterior. En el 77% tras la retirada del yeso, se instauro tratamiento con barra de Denis Brown. Se calificó como resultado bueno en un 79% de los casos.

Conclusiones:

El pie equinovaro es una deformidad de aparición al nacimiento cuyo tratamiento de elección es el método descrito por Ponseti. La escala de Pirani, el angulo tibiocalcaneo, el angulo astragalocalcaneo lateral y la movilidad (subastragalina y dorsiflexion) son factores predictores de una deformidad residual en equinovaro. En nuestro servicio el resultado fue bueno en casi en un 80% de los casos, con un 10 % de recidiva.