Con el patrocinio de SANOFI

VISOR COMUNICACIONES

Visor de comunicaciones patrocinado por:

Buscar por:


Influencia del uso de ácido tranexámico intraoperatorio sobre la necesidad transfusional y el tiempo quirúrgico en osteotomía periacetabular

Autores:

MARÍA GARCÍA CARRASCO, NURIA MARIANO MARTIN, MIREIA LALANZA MARTÍNEZ, DIEGO COLLADO GASTALVER, VICTOR MANUEL BARRO OJEDA, ALEJANDRO HERNANDEZ MARTINEZ

Categoría:

Cadera

Introduccion:

El uso de ácido tranexámico (ATX) ha demostrado eficacia en cuanto a reducción de pérdida sanguínea perioperatoria, disminución de tasa transfusional y disminución del tiempo quirúrgico en diversos procedimientos quirúrgicos. Existe poca evidencia en cuanto al uso de ATX en pacientes intervenidos de osteotomía periacetabular (OPA).

Objetivos:

Relacionar el uso de ATX con disminución de tasa transfusional y reducción del tiempo quirúrgico.

Material y metodología:

Se revisaron las historias clínicas de 73 pacientes intervenidos de OPA en nuestro centro entre los años 2015-2017. Se registraron los siguientes datos: administración de TXA, hemoglobina (Hb) pre y postoperatoria, tasa transfusional, tiempo quirúrgico y aparición de tromboembolismo venoso (TEV). Los test estadísticos utilizados han sido diferencia de medias, prueba Chi cuadrado y prueba exacta de Fisher.

Resultados:

Del total de pacientes, 50 (68,49%) recibieron ATX y 23 (31,51%) no. Requirieron transfusión sanguínea 12 pacientes (16,44%), de los cuales 8 habían recibido ATX y 4 no. La dosis de ATX varía entre 500-1000mg. La pérdida media de Hb en pacientes que recibieron ATX es de 4,148 (g/dL) y la de los pacientes que no recibieron ATX es de 4,98; resultando en una diferencia de 0,835 que es estadísticamente significativa (IC 95%, p = 0,018). La prevalencia de pacientes transfundidos que han recibido ATX es de 17,39% y en los que no han recibido ATX es del 16%, sin encontrarse diferencias estadísticamente significativas (p = 1,000). En cuanto al tiempo quirúrgico se encontró que la diferencia es estadísticamente significativa (p = 0,046) entre los pacientes que han recibido ATX y los que no, siendo menor en el primer grupo. No se registró la aparición de TEV.

Conclusiones:

El uso de ATX ha demostrado reducir de forma estadísticamente significativa la pérdida media de Hb postoperatoria y el tiempo quirúrgico en pacientes intervenidos de OP. Sin embargo, no ha conseguido demostrar disminución de la tasa transfusional. Dicho hallazgo puede estar en relación con otras variables como la dosis administrada de ATX. Se justifica la realización de nuevos estudios para determinar si existen diferencias en la tasa de transfusión en función de la dosis administrada de ATX.