Con el patrocinio de SANOFI

VISOR COMUNICACIONES

Visor de comunicaciones patrocinado por:

Buscar por:


Pronóstico y tratamiento de las acrometástasis: 35 casos tratados en un único centro

Autores:

VERONICA MACHADO TORRES, VERONICA MONTIEL TERRON, MIKEL SAN JULIAN ARANGUREN

Categoría:

Tumores (cualquier zona)

Introduccion:

Existe cierta contradicción en la literatura acerca del tumor primario que se asocia con más frecuencia a las acrometástasis, así como acerca de su pronóstico y tratamiento.

Objetivos:

El objetivo de nuestro trabajo es determinar la localización más frecuente de las acrometástasis, el tumor primario más frecuente según su localización y evaluar las opciones quirúrgicas en función de la supervivencia estimada.

Material y metodología:

Hemos realizado un estudio retrospectivo de los pacientes diagnosticados de acrometástasis en nuestra Institución. Se recogieron variables epidemiológicas, así como información acerca de tumor primario y número, localización, síntomas y tratamiento de las acrometástasis.

Resultados:

Se revisaron 21 pacientes con 35 acrometástasis: 4 en miembros superiores y 31 en miembros inferiores; siendo la tibia el hueso más frecuentemente afectado (N=13). El tumor primario que con más frecuencia produce acrometástasis en miembros inferiores es el hipernefroma (19%); en los miembros superiores, sin embargo, el pulmón fue más frecuente (25%). Once pacientes fallecieron (52%), de los cuales, 10 tenías metástasis en múltiples localizaciones. La media de supervivencia fue 42 meses desde el diagnóstico de las acrometástasis.

Conclusiones:

Las acrometástasis se observan con más frecuencia en las extremidades inferiores y el tumor primario más frecuente es el hipernefroma, seguido del de pulmón. El tratamiento de las acrometástasis depende del pronóstico del paciente, por lo que es esencial un abordaje multidisciplinar. Debemos considerar otras opciones quirúrgicas aparte de la osteosíntesis profiláctica o la amputación (resección amplia y reconstrucción), ya que las acrometástasis no necesariamente implican mal pronóstico, especialmente cuando son únicas.