Con el patrocinio de SANOFI

VISOR COMUNICACIONES

Visor de comunicaciones patrocinado por:

Buscar por:


“Revisión del diagnóstico de mano catastrófica a lo largo de 15 años en un hospital terciario: ¿hacemos un uso adecuado del término?”

Autores:

IRENE GARCIA MARTINEZ, URSULA FERNANDEZ ALVAREZ, TAMARA FERNÁNDEZ ARDURA, ALBA FERNANDEZ GARCIA, MARTA DE JUAN MARIN, ANGEL PEREZ ARIAS

Categoría:

Mano y muñeca

Introduccion:

El término “mano catastrófica” se ha empleado tradicionalmente para definir lesiones que afectan a todos o casi todos tejidos y sistemas funcionales de la mano (cobertura cutánea, osteoarticular, arteriovenoso, sensitivomotor y musculoligamentoso) acompañado generalmente de amputaciones digitales. Sin embargo, no disponemos de una definición ampliamente aceptada ni de unos criterios universales para su diagnóstico. Estos traumatismos desencadenan una limitación funcional severa que debe ser recuperada siguiendo unos objetivos reconstructivos.

Objetivos:

Describir las características de los pacientes diagnosticados de “mano catastrófica” por el Servicio de Cirugía Plástica en un hospital de tercer nivel en el periodo comprendido entre 2000 - 2015, analizar la evolución del uso del término “mano catastrófica” y realizar una revisión bibliográfica con el objetivo de proponer la definición más óptima de dicha expresión.

Material y metodología:

Realizamos un estudio descriptivo - retrospectivo de los pacientes diagnosticados de “mano catastrófica” que requirieron atención hospitalaria por el Servicio de Cirugía Plástica de un hospital terciario en el periodo comprendido entre 2000 - 2015. Efectuamos una revisión bibliográfica acerca del uso del término “mano catastrófica” y aplicamos las clasificaciones propuestas en las publicaciones consultadas a nuestros resultados.

Resultados:

El número de diagnósticos de “mano catastrófica” fue de 133. Objetivamos una tendencia descendente en el empleo del mencionado término con el transcurso de los años. Aplicando clasificaciones basadas en la imposibilidad de recuperación de una mano aceptable (presencia de tres dedos largos y pulgar) mediante procedimientos reconstructivos, tan solo 9 de 133 pacientes podían ser considerados “manos catastróficas”, constituyendo un 6,7% del total de casos.

Conclusiones:

El término “mano catastrófica” posee diferentes acepciones generando ambigüedad. El uso de una clasificación basada en la posibilidad de obtener una mano aceptable disminuye su utilización y mejora el abordaje de dichas lesiones. Abogamos por limitar el uso de “mano catastrófica” a los casos que cumplan criterios de “mano mutilada” y “mano metatacarpiana” para evitar su uso indiscriminado y optimizar su manejo terapéutico.